La sorpresa del 2×1

IMG_5003

Cuando estás embarazada y vas a tu primera cita con el ginecobstetra, lo que menos esperas es que se trate de un embarazo múltiple y más cuando no existe tal herencia en tu familia.

Ocho meses nos llevó concebir y la alegría inundó nuestros corazones. Pero lo que no sabíamos era que el espermatozoide que logró colonizar no era sólo el más fuerte, sino que era el más creativo.

Nosotros le llamamos creatividad. Soy una mamá creativa y por eso el óvulo decidió separarse entre el 4to y 8vo día de fecundación. Esa es nuestra historia.

Hicimos nuestra primera cita con el ginecobstetra a las 12 semanas de embarazo. Hubiese querido que fuese antes, pero ese es el mínimo de semanas que debes tener, en Estados Unidos, para que hagan el primer ecosonograma.

Nunca había estado tan feliz y en shock al mismo tiempo que cuando mi esposo y yo nos enteramos que eso que veíamos en el eco no era la cabeza y el cuerpo de UN bebé, sino que eran DOS criaturas dentro de mi, compartiendo la misma placenta.

Estuvimos una semana en shock sin poder dormir, de la felicidad y el asombro, y es que yo fui la elegida entre 250. Sí, la media está en 1 de cada 250 nacimientos y esta negrita hispana, baja de estatura, que no llega a los 30 años (cuando quedé embarazada tenía 27 años y las tuve con 28 años) y con pocas probabilidades de una embarazo gemelar fue la premiada. Y no,  no se trató de fecundación in vitro.

Por eso y más agradezco al milagro de la vida por premiarnos doblemente. Doble bendición, doble alegría, dobles travesuras. Que vivan las ofertas de 2×1.