Mis primeros días como mamá

Nunca olvidaré el primer encuentro con mis gemelas y a pesar de que no fue como lo esperaba, porque no abracé a Miranda tan pronto nació y estuvo cuatro días en cuidados neonatales, (no tenía el reflejo de succión) fue el momento más feliz de mi vida. Con tan solo escuchar el llanto, sentí el amor más profundo y nunca vivido. Aunque suene trillado, las mamás sabemos que es así.

Lo cierto es que los primeros días con nuestros pequeños e incluso el primer año, es el más difícil, porque tanto mami como bebé se están acostumbrando el uno al otro y a su nueva vida. La parte positiva es que solemos olvidar esos tiempos difíciles. Yo lo empecé a hacer tan pronto cumplieron los 12 meses.

Cómo llevar un inicio de la maternidad feliz

1. Hazte las peores expectativas con el sueño, de esta forma verás excelente cualquier minuto extra que tu bebé te deje dormir.

2. Haz, por lo menos, una siesta con tu bebé. Es importante que nos sintamos con energía, toma tu tiempo para descansar y aprovecha el sueño del bebé para dormir.

3. Deja a un lado la necesidad de que todo esté limpio y ordenado, así sea por unos meses. La prioridad eres tú y tu bebé.

4. Delega el trabajo con tu pareja. Es importante que papi también sepa cambiar los pañales, bañar al bebé, cómo dormirlo y organizar la pañalera. Al final es tarea de los dos y no una ayuda.

5. A pesar de que nuestras hormonas están alteradas, está atenta a cualquier cambio en tu personalidad y humor. Es posible que estés pasando por depresión post parto y no te des cuenta. Si sientes que algo no va bien, consúltalo con tu ginecólogo.

6. Por último, trata de estar serena. Recuerda que nuestros bebés somatizan nuestra ansiedad y los pone más irritables.

Amamantar a dos

23908FCE-1E95-408F-BF5F-872606583A4E.jpegSin duda alguna, amamantar es la parte más difícil cuando se da inicio en la maternidad. Es por eso que muchas mujeres deciden alimentar a sus bebés con leche de fórmula. Pero no es imposible. Solo debes estar segura y tener la convicción de que lo quieres hacer.

Y por qué la convicción? Porque no todas las personas son pro lactancia y surgen las dudas. Como si no fuesen suficientes las miles que ya tenemos al entrar en el mundo de la maternidad.

Muchos te dirán que no se llena con la leche materna, que es agotador y te quita todo el día y posteriormente que la leche ya no lo alimenta. Pero cómo no podría alimentarlo si está especialmente diseñada para las necesidades específicas de tu bebé. 

En mi caso, quise tener toda la información posible antes de que nacieran mis bebés. “Si con uno suele ser complicado, con dos seguramente sería aún más”, me decía. 

Pero cuatro charlas con especialistas no fueron suficientes para estar completamente empapada del tema. “Tendrás más preguntas cuando tus nenas hayan nacido”, me decía Andrea Berend, doula certificada, que me orientó acerca del tema durante el embarazo y lo siguió haciendo luego de nacidas. 

Y así fue, pero luego el instinto materno te ayuda y también el tiempo. Él es un gran aliado. Cuando se amamanta, los pezones se tornan muy sensibles y molesta hasta ponerse una camisa, pero entre uno y dos meses, a lo sumo, esta sensación pasará. 

 A que no sabías! 

1. Cuando el parto es por cesárea, la leche tarda en bajar entre tres y cuatro días. Sin embargo lo poco que sale durante los primeros días es suficiente para que el bebé quede satisfecho. 

2. La leche de fórmula tiene proteínas y otras propiedades que son difíciles de digerir, a diferencia de la leche materna. Es por eso que los bebés demoran más en comer. 

Sin embargo, muchas veces la bebé que tomaba leche materna duraba más tiempo en despertar en la noche, que la que tomó leche de fórmula. Así que considero un mito aquello de que los bebés que toman fórmula, duermen más. Lo digo por experiencia.

3. Amamantar no debe doler y si está doliendo es porque el agarre del bebé en el pezón no es el adecuado. 

4. El hecho de que el bebé no se pegue al pecho durante sus primeras horas de vida o durante sus primeros días, no es indicatirio de que luego rechazarán el pecho.

Una de mis bebés estuvo en cuidados intensivos porque no tenía el reflejo de succión y su primer contacto fue con el biberón. Aún así, tuvimos un agarre exitoso. Al mes, les empecé a dar fórmula y pecho alternamente entre una bebé y otra, pero ya será tema para otra nota.

Te recomiendo que te nutras, que leas, que te informes y nunca dejes de preguntar. En Estados Unidos, el programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC) ofrece charlas gratuitas, así como asesoría telefónica. Les dejo el enlace en caso de querer más información: https://www.fns.usda.gov/wic/women-infants-and-children-wic