5 habilidades que desarrollamos al ser mamás

B90DE178-97ED-43CA-AB2F-3F6D0903B178.jpegCuando nos convertimos en mamá, nos transformamos en un nuevo ser. Una amiga dice que maduramos más y el cambio con nuestro yo anterior es increíble. Yo creo que el crecimiento personal es una de ellas. Nuestros hijos nos hacen ser mejores personas y ese es nuestro mayor regalo.

Hoy, en el Día de las Madres, quiero recordarles las increíbles habilidades que desarrollamos cuando nos convertimos en madres. Esas que ni pensamos que podíamos tener:

1. Paciencia: Si consideras que careces de ella, tranquila que tan pronto nazca tu bebé, irá apareciendo. Es como una planta que día a día irá creciendo. A final de cuentas, nuestros hijos están aprendiendo, quieren todo para ya y nosotros como padres debemos “con paciencia” enseñarles .

2. Sordera selectiva: Típico que antes de ser madres, veíamos a muchas mujeres ser llamadas por sus hijos más de 50 veces, mientras hablaban con otras personas, y ellas como si no escucharan. Cuando no se es madre, al tercer “mamá” ya nos estamos volviendo locas.

3. Multitareas: Las mujeres venimos con esta habilidad desde nacimiento, cosa que carecen los hombres, pero con la maternidad, esta habilidad se irá potenciando hasta su máxima expresión. Hacemos la comida de los niños mientras arreglamos la pañalera para salir. Mientras tanto, también cambiamos a nuestros hijos y vamos haciendo un recuento de todo lo que no puede faltar. Te puedes quedar tú misma, pero nunca las cosas de los bebés.

4. Estar dormidas-despiertas: El sueño pesado quedó en el pasado. Ahora un solo quejido de tu hijo es motivo para despertarte en segundos. Como anécdota, cuando mis gemelas nacieron, y aún estábamos en el hospital, debía lanzarle a mi esposo, todo lo que encontrara a mi alcance para que se despertara porque la niña estaba llorando. Solo menciono a una bebé, porque la otra estaba en cuidados.

5. Bañarte en segundos: Y menciono segundos, porque bañarse en minutos puede ser un lujo. Incluso a veces bañarse puede ser una gran hazaña.

Feliz día a todas las madres y en especial a la mía. Gracias por tu orientación silenciosa. Esa será una de mis mejores herencias!

La lechuga, mi mejor aliada para el sueño

Si ya leyeron mi publicación anterior, podrán saber que he pasado trabajo con el patrón de sueño de mis gemelas, pero tengo un truquito que me ayudó a mejorar los desvelos nocturnos o más bien, el despertarme cada dos o tres horas. Cuál es ese truco? La lechuga.

Durante el embarazo leí muchos libros con consejos y recomendaciones al tener un embarazo múltiple. Uno de ellos era que los bebés debían tener el mismo horario de comida y de sueño para simplificar los tiempos.

Cuál fue el resultado? Que despertarlas para que una comiera cuando la otra bebé ya lo había hecho, produjo que el dormir corrido no se hiciera un hábito. Esto lo hice hasta los seis meses, aproximadamente, porque finalmente pensé que no les estaba dando la oportunidad de dormir más, en caso de que alguna lo quisiese.

Claro, era más trabajoso porque cada una tenía su hora de comida. A veces me paraba a las 12 am, luego a la 1 am. Pasaban las 3 horas para la primera niña pero yo solo dormía 2 horas y así.

Entonces cuando las niñas cumplieron 12 meses, mami me recomendó usar té de lechuga para relajarlas y lograr que durmieran un poco más.

La lechuga tiene propiedades sedantes y tranquilizantes debido a la Lactucina, uno de los componentes de esta hortaliza. Y es muy utilizada por personas que padecen de insomnio.

Me ayudó? Sí y empezaron a dormir, por lo menos, entre cinco y seis horas seguidas.

Cómo preparar el té de lechuga?

1. Hervir medio litro de agua.

2. Una vez que el agua esté hirviendo, colocar cinco hojas aproximadamente. Es importante incluir el tallo de la lechuga. En caso de tratarse de adultos, se recomienda utilizar la mitad de una lechuga.

3. Dejar hervir por cinco minutos, a fuego lento, y luego apagar.

4. Colar para retirar las hojas y el tallo de l lechuga.

5. Dejar enfriar para luego ser utilizado.

Cómo utilizar el té de lechuga para un bebé?

A pesar de que a los 12 meses ya es permitido, para un bebé, darle de comer lechuga, decidí bañarlas con el té, en vez de dárselos de tomar.

Luego de bañar a mis niñas como de costumbre y de haber retirado el jabón con agua, procedo a verter un vaso de té tibio encima de mis niñas. El té no se debe reiterar para no eliminar su efecto, por lo que solo se procede a secar al niño.

Unos meses después decidí darles el té en el biberón, sustituyéndolo por el agua, por lo que hay que agregar la cantidad de leche correspondiente.

Efectos secundarios de la lechuga

La lechuga tiene diversas propiedades nutricionales y su consumo es altamente recomendado, sin embargo, todo en exceso puede tener efectos adversos.

1. Esta legumbre tiene propiedades diuréticas, por lo que el consumo elevado puede tener como consecuencia, una disminución del potasio y ocasionar decaimiento.

2. Como lo mencioné, la lechuga tiene propiedades relajantes y no se recomienda su consumo excesivo en personas que deben tener alto rendimiento físico y mental.

La buena noticia es que no se ha encontrado efectos adversos de la lechuga en niños menores, en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Siempre recordando que todo en exceso es malo.

Espero que les ayude!

5 errores como mamá

La vida es de ensayo y error. Ésta, incluso, es una de las formas de aprender para los niños, además de la imitación y el juego.

Por qué los hijos no vendrán con un manual para padres? Así se nos facilitaría la vida a ambas partes, pero sería menos divertido y poco acertado, porque cada mente es un mundo. Inclusive para los gemelos que tienen la misma carga genética y son criados por los mismos padres, en el mismo periodo de tiempo. Cada uno tiene personalidades diferentes.

Fallas como madre? Claro y muchas, aunque trabajo para que no sean tantas. Por ahora, solo les mostraré cinco para no extendernos.

1. Típico error de mamá primeriza: Tenerlas en los brazos SIEMPRE. Mis niñas dormían cargadas en todas sus siestas hasta los nueve meses, porque al nacer habían brazos en la casa hasta de sobra: abuelos, tías y primas y cuando no habían, yo me las ingeniaba para tenerlas a las dos (como muestra, la foto). Luego llegó la bisnonna y continuó. “Mi niña, así duermen más tiempo”, me decía.

No les digo que carguen a sus bebés, que no duerman con ellos, porque es lo más divino del mundo, pero no en todas las siestas. Por qué? Porque luego ellos no sabrán dormir de otra manera.

2. Despertarlas en la noche para comer: Una de las recomendaciones que me daban como mamá con embarazo múltiple es que las niñas tuviesen el mismo horario de comida y de sueño. Así se simplificaría el trabajo. Cuando una se despertaba en la madrugada a comer, después de alimentarla, despertaba la otra. Durante casi 8 meses lo hice. Consecuencia? Aún con 19 meses no duermen corrido, porque no saben qué es eso.

3. Este error viene a consecuencia del anterior: darles tetero o biberón en la madrugada cuando se despertaban. A pesar de que desde los 12 meses y con ayuda de la lechuga, empezaron a dormir entre cinco y seis horas corridas, siempre se despertaban a tomar su leche. Fisiológicamente no lo necesitan, desde los 4 meses su estómago está preparado para pasar la noche sin comer, pero ya era parte de su rutina. Logros? Hace un mes rompimos con esa rutina y Melissa duerme toda la noche y aunque se despierte, ella misma vuelve a dormirse.

4. Dormirlas cargadas y meciéndolas. Consecuencia? Asocian ambos patrones con el sueño, además de que su último contacto antes de dormir fue con mami. Cuando los acostamos en su cama o cuna y se ven solos, se despiertan.

Recomendación? Que el bebé aprenda a dormirse solo en su cuna, de esta forma además podrán autodormirse en las noches cuando despierten por algún motivo.

5. Calentar la leche en el microondas por rapidez, hasta que mi esposo me contó de Rebecca Einsenmann, Coach de Salud Integrativa. Ella no utiliza microondas por un estudio que hicieron con plantas. La planta que era regada con agua previamente calentada en el microondas, murió. Aún erro en calentar mi comida y la de mi esposo en este aparato, pero no la de mis niñas.

Al hacer este recuento, me di cuenta que mi gran falla ha sido el patrón de sueño. Ventaja? Al encontrar el error, puedo trabajar en hacerlo mejor en una nueva oportunidad, si Dios me la regala.

Espero les ayude a no cometer estos errores, aunque los seres humanos no aprendemos con piedras ajenas, como dicen!

5 elementos para aliviar los pezones al amamantar

El amamantar no debe ser doloroso y es importante que el bebé tenga un buen agarre con el pecho. Y cómo sería un buen agarre? Pues que la boca del bebé ocupe toda la areola y no solo el pezón, aunque es tan solo uno de los detalles, pero de esta forma también se está asegurando una buena succión.

Sin embargo, al amamantar, nuestros pezones se ponen muy sensibles al punto de ser molesto tan solo vestir una camisa, porque no están acostumbrados a ese roce y succión, además de cambios en la piel producto del postparto.

Pero no te preocupes, esa sensibilidad solo durará dos meses, como máximo (a mi me duró un mes y medio). Luego no sentirás nada y podrás disfrutar plenamente de las maravillas de la lactancia y la conexión que creas con tu bebé.

Por eso, acá les muestro mis 5 elementos clave que ayudaron a aliviar los pezones en los primeros meses:

1. No laves tus pezones con jabón. Solo agua será suficiente, porque además no queremos resecar la zona. Tampoco coloques crema.

2. Antes y después de amamantar, recomiendo sellar el pezón con un poco de tu misma leche materna. Esto los curará. Es tal cuál el efecto que tiene la leche materna en los bebés resfriados.

3. También puedes colocar, después de sellar con la leche materna, un poco de vitamina E líquida. Esta ayudará a hidratar la zona y evitar grietas.

4. Usar pezoneras en caso de que el daño causado en el pezón sea mucho. De esta forma damos oportunidad a que descanse y se recupere. Pero no se recomienda usarlo en todas las tomas, debido a que el contacto de la saliva del bebé, junto a la succión es lo que hace aumentar la producción de leche.

5. Cuando mis pezones estaban muy adoloridos, durante los primeros días de tomas, me colocaba unas almohadillas de hidrogel de la marca Medela (pero los hay de muchas marcas). Estos ofrecen alivio y refrescamiento. Solo hay que humedecerlos y colocarlos en los pezones. Además son reusables.

E193DE90-86E0-4A9C-8F45-9EA82B527DE0.jpeg

Colocaré un sexto elemento que acabo de enterarme, de la mano de la bloguera @mamacontigo:

6. “En caso de grietas, sangrado y mucho dolor, utilizar zanahoria rayada con bicarbonato”. Ella utiliza una gasa y coloca los dos elementos como haciendo una pasta. Lo deja un rato en el pezón y luego lo retira.

Es importante en todos los casos, lavar con agua antes de amamantar.

Espero que les ayude!

Amamantar a dos

23908FCE-1E95-408F-BF5F-872606583A4E.jpegSin duda alguna, amamantar es la parte más difícil cuando se da inicio en la maternidad. Es por eso que muchas mujeres deciden alimentar a sus bebés con leche de fórmula. Pero no es imposible. Solo debes estar segura y tener la convicción de que lo quieres hacer.

Y por qué la convicción? Porque no todas las personas son pro lactancia y surgen las dudas. Como si no fuesen suficientes las miles que ya tenemos al entrar en el mundo de la maternidad.

Muchos te dirán que no se llena con la leche materna, que es agotador y te quita todo el día y posteriormente que la leche ya no lo alimenta. Pero cómo no podría alimentarlo si está especialmente diseñada para las necesidades específicas de tu bebé. 

En mi caso, quise tener toda la información posible antes de que nacieran mis bebés. “Si con uno suele ser complicado, con dos seguramente sería aún más”, me decía. 

Pero cuatro charlas con especialistas no fueron suficientes para estar completamente empapada del tema. “Tendrás más preguntas cuando tus nenas hayan nacido”, me decía Andrea Berend, doula certificada, que me orientó acerca del tema durante el embarazo y lo siguió haciendo luego de nacidas. 

Y así fue, pero luego el instinto materno te ayuda y también el tiempo. Él es un gran aliado. Cuando se amamanta, los pezones se tornan muy sensibles y molesta hasta ponerse una camisa, pero entre uno y dos meses, a lo sumo, esta sensación pasará. 

 A que no sabías! 

1. Cuando el parto es por cesárea, la leche tarda en bajar entre tres y cuatro días. Sin embargo lo poco que sale durante los primeros días es suficiente para que el bebé quede satisfecho. 

2. La leche de fórmula tiene proteínas y otras propiedades que son difíciles de digerir, a diferencia de la leche materna. Es por eso que los bebés demoran más en comer. 

Sin embargo, muchas veces la bebé que tomaba leche materna duraba más tiempo en despertar en la noche, que la que tomó leche de fórmula. Así que considero un mito aquello de que los bebés que toman fórmula, duermen más. Lo digo por experiencia.

3. Amamantar no debe doler y si está doliendo es porque el agarre del bebé en el pezón no es el adecuado. 

4. El hecho de que el bebé no se pegue al pecho durante sus primeras horas de vida o durante sus primeros días, no es indicatirio de que luego rechazarán el pecho.

Una de mis bebés estuvo en cuidados intensivos porque no tenía el reflejo de succión y su primer contacto fue con el biberón. Aún así, tuvimos un agarre exitoso. Al mes, les empecé a dar fórmula y pecho alternamente entre una bebé y otra, pero ya será tema para otra nota.

Te recomiendo que te nutras, que leas, que te informes y nunca dejes de preguntar. En Estados Unidos, el programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC) ofrece charlas gratuitas, así como asesoría telefónica. Les dejo el enlace en caso de querer más información: https://www.fns.usda.gov/wic/women-infants-and-children-wic

La sorpresa del 2×1

IMG_5003

Cuando estás embarazada y vas a tu primera cita con el ginecobstetra, lo que menos esperas es que se trate de un embarazo múltiple y más cuando no existe tal herencia en tu familia.

Ocho meses nos llevó concebir y la alegría inundó nuestros corazones. Pero lo que no sabíamos era que el espermatozoide que logró colonizar no era sólo el más fuerte, sino que era el más creativo.

Nosotros le llamamos creatividad. Soy una mamá creativa y por eso el óvulo decidió separarse entre el 4to y 8vo día de fecundación. Esa es nuestra historia.

Hicimos nuestra primera cita con el ginecobstetra a las 12 semanas de embarazo. Hubiese querido que fuese antes, pero ese es el mínimo de semanas que debes tener, en Estados Unidos, para que hagan el primer ecosonograma.

Nunca había estado tan feliz y en shock al mismo tiempo que cuando mi esposo y yo nos enteramos que eso que veíamos en el eco no era la cabeza y el cuerpo de UN bebé, sino que eran DOS criaturas dentro de mi, compartiendo la misma placenta.

Estuvimos una semana en shock sin poder dormir, de la felicidad y el asombro, y es que yo fui la elegida entre 250. Sí, la media está en 1 de cada 250 nacimientos y esta negrita hispana, baja de estatura, que no llega a los 30 años (cuando quedé embarazada tenía 27 años y las tuve con 28 años) y con pocas probabilidades de una embarazo gemelar fue la premiada. Y no,  no se trató de fecundación in vitro.

Por eso y más agradezco al milagro de la vida por premiarnos doblemente. Doble bendición, doble alegría, dobles travesuras. Que vivan las ofertas de 2×1.

Mi pasión? Escribir. Mi vida? Mi familia

Hoy, primero de mayo, decidí dar ese paso  que tanto quería hacer, pero por falta de convicción se quedaba en solo ganas. Hoy, a un mes pisar el tercer escalón comparto con ustedes mi experiencia, consejos, mis  errores, pero también mis aciertos como mamá. Comparto vivencias personales, pero siempre de la mano de expertos.

Soy mamá y también soy Periodista venezolana. Escogí la mención Periodismo Impreso por mi pasión a la escritura, pero como inmigrante en Estados Unidos, la abadoné por diferentes motivos (me salió una rima).

Poco antes de salir embarazada me preguntaron que por qué no hacía un blog y la idea quedó en mi cabeza. Ya con seis meses de embarazo y aún trabajando en Booking.com me aventuré a hacer un curso online en la Universidad de la Florida Central (UCF) llamado “Write Effective Web Content”. Fue el impulso que me faltaba para decidirme.

“El primer año es el más difícil”, me decían y vaya que tenían razón. Ahora que la maternidad se ha convertido más llevadera, no se ha hecho tarde para comenzar. Nunca es tarde y me propuse como regalo personal, empezarlo antes de  cumplir 30 años.

A veces se trata de encontrar la forma de hacer lo que te gusta y de sacarle provecho a tu realidad. Cuál es la mia? Ser mamá de gemelas a tiempo completo, con numerosas preguntas, con diferentes respuestas y con dudas para encontrar la mejor manera de hacer la cosas.

Es por eso que decidí crear Mamá2×1, que por cierto, debo el nombre a mi prima Yanitza Torres, también Comunicador Social, hoy radicada en Logroño, España. Gracias, Yani. Tus ideas siempre son geniales.

Sin más, le doy la bienvenida a mis nuevos lectores. Espero les guste.