Cambio televisión por juegos vivenciales

No hay que negar que la televisión es una herramienta de gran ayuda para los padres cuando tienes que hacer algo importante o en cualquier momento en el que necesites que tus niños estén tranquilos. Sin embargo, consideras que tu hijo pasa mucho tiempo viendo la televisión?

A mi me pasó hace poco y dije, “Stop. Acá hay algo que no está bien”. En principio, colocaba vídeos infantiles a mis niñas mientras estaba en la cocina, pero de un tiempo para acá, se convirtió en un hábito. Desde que se despertaban, colocaba los vídeos y se quitaban antes de acostarse.

Cómo me di cuenta que algo no estaba bien? Porque de tanto ver televisión, ya no toleraban ningún vídeo infantil. Las canciones que más les gustaban, empezaron a aburrirlas al punto en que no me dejaban ni un minuto para hacer la comida, por ejemplo, porque ya me pedían cambio de vídeo. Me salió peor la jugada.

A veces hacemos las cosas de forma automática, sin pensar en las consecuencias y cuando pensamos en “arreglarlas”, algo nos dice que será complicado.

“Voy a quitarle la televisión a las niñas”, le dije a mi esposo. “Y cómo harás? Te van a volver loca”, me dijo. “Pues pasaré más tiempo jugando con ellas, como hacía antes”, enfaticé.

Y es que hasta eso se había pasado bajo la mesa. No sé en qué momento dejé de invertir tiempo de calidad con mis niñas y lo sustituí por vídeos infantiles, todo el día. Qué baratija les vine a ofrecer a cambio!

Y es que no hay nada como el contacto físico, la conexión, el aprender mientras jugamos. Esos son los momentos que quedan en la memoria.

Cuando eres pequeño, sueles considerar que tu mundo gira alrededor de ti y tu mamá. Por eso nos necesitan tanto, aunque tengan a un hermanito para divertirse.

Ahora juegan entre ellas casi todo el día. Están haciendo conciencia (aunado a la edad) que pueden disfrutarse la una a la otra. Corren, hablan entre ellas y yo muero de amor viéndolas y grabándolas a cada instante.

Los quehaceres del hogar, escribir mis notas y hasta ver televisión (tenía tiempo sin hacerlo, ya saben por qué) se me han hecho más fáciles. Así que les invito a que no tengan miedo de quitar la tecnología.

Al final, todo resultó mejor de lo que pensaba. Jamás extrañaron la televisión, e incluso, el primer día, no les coloqué ni un vídeo. Ahora, utilizo esta gran herramienta solo cuando es necesario.

Es cierto, la televisión tiene sus ventajas y desventajas, pero todo en exceso y sin control, es malo.

Me queda escribir del efecto de la televisión en niños.

Lo mejor es lo que pasa

Una de las roturas más frecuentes en los niños es la del frenillo labial superior, porque basta con una pequeña caída para que este se lacere.

Mis gemelas tienen ese frenillo un poco bajo y grueso, causando la separación de los incisivos superiores, llamado diastema.

Karina Pereira, Odontólogo, menciona que este espacio entre los dientes es normal en cuanto los dientes están naciendo, “más bien es mejor, porque permite el espacio para los posteriores”, dijo.

Frenillo labial hipertrófico

En algunos casos, el frenillo superior es más grueso de lo habitual y está ubicado entre los dos incisivos centrales, causando un diastema interincisal, que no es más que la separación de los incisivos.

Las consecuencias de tener un frenillo labial hipertrófico son estéticas y en ocasiones, supone problemas en la deglución, así como impedimento en la pronunciación de ciertos fonemas, razones por las cuales es operado, en algunos casos.

Sin embargo, este diastema suele corregirse después de los 12 años, con la aparición de los caninos superiores.

Qué hacer en caso de rotura del frenillo?

1. Parar el sangrado, presionando la zona, suavemente, con una gasa.

2. Limpiar la zona con agua o solución salina.

3. Colocar hielo de manera indirecta para que baje o no se de la inflamación.

4. A pesar de que es una rotura de poca importancia, se recomienda llevarle al médico para que evalúen la lesión.

Una vez Melissa estaba en el centro de salud, la doctora chequeó el estado de sus dientes (que no estuviesen flojos o se hayan roto) y la encía para valorar la magnitud del golpe.

Las recomendaciones de la doctora fueron:

1. Dieta blanda.

2. No ingerir alimentos duros, salados, ni ácidos.

3. En caso de dolor, colocar la pomada que también es utilizada con el brote de los dientes.

La magia del golpe

Cuando eres niño, las cosas pasan rápido, incluyendo el dolor. Tan solo cuando habían pasado cinco minutos de la rotura, Melissa estaba pidiendo una banana.

– Quieres cambur?, le dije. – Shí, dijo Melissa. Y yo quedé asombrada, porque a pesar de que habla lo acorde para su edad, nunca había dicho “sí”.

Pregunté de nuevo si quería cambur (banana) para confirmar que no había sido coincidencia y lo dijo una y otra vez.

Cuando Melissa llegó de emergencia con su papá, me puse a jugar con ella y una tabla educativa numérica. Tanto Melissa como Miranda sabían identificar los números, pero aún no los nombraban, a excepción del tres, dicho por Melissa.

Lo increíble es que empezó a decir “cinco, seis, siete, nueve y diez”. Mi hermano escuchó cuando dijo “shete” (siete) y también quedó asombrado.

Coincidencia o quizás el frenillo labial le causaba un poco de dificultad para pronunciar el fonema “se”?

Lo cierto es que logramos grabarla y quedó para la posteridad como el día que el golpe la hizo hablar más.

Definitivamente, lo mejor es lo que pasa. Hasta lacerarse el frenillo labial superior.

Mis gemelas se dieron un estirón

La horas de sueño en los niños son vitales para su desarrollo y estado de ánimo, así como para el de sus padres. Pero qué pasará cuando el patrón de sueño cambia?

A partir de los 12 meses de edad, mis gemelas han hecho siestas de dos horas, en promedio, (a veces un poco menos o un poco más) y durante la noche, duermen entre 10 y 11 horas, en total.

De acuerdo a la tabla de horas totales de sueño, los niños desde los 12 meses hasta los 24 meses de edad, deben dormir un total de 2.5 horas en el día y 11 horas de sueño nocturno, lo que se acerca al tiempo que duermen mis niñas.

Sin embargo, en cuanto cumplieron 21 meses, empezaron a hacer siestas de hasta 4 horas. Estuve preocupada, porque pensé que no dormirían temprano en la noche, pero para mi sorpresa, no fue así y además durmieron toda la noche. Cuál fue el cambio?

Durante el primer año y en la pubertad, se producen fases de crecimiento acelerado o “estirones”. Familiares me indicaron que, seguramente, estaban pasando por un pico de crecimiento y justo recibí un reporte de Baby Center, el cual me envían semana a semana, con los cambios esperados para la fecha.

Esta herramienta resulta de gran utilidad. Solo debes inscribirte en su web con la fecha de nacimiento de tus hijos y estarás recibiendo correos electrónicos con información importante de su desarrollo, semana a semana.

4 señales de fase de crecimiento acelerado

1. Hacer siestas más prolongadas de lo habitual o dormir más durante la noche.

2. Tener un apetito constante o comer más de lo habitual.

3. Mostrar irritabilidad o querer estar siempre con mami, papi o persona de cuidado.

4. Darse un estirón repentino que puede estar acompañado con aumento de peso.

En el caso de mis gemelas, el cambio se registró en el sueño y en el estirón repentino, ya que de una semana a otra, la ropa les empezó a quedar corta.

Además de esto, no se si por coincidencia, establecieron conocimientos que venían trabajando solo unos días atrás, como aprender a reconocer los colores y los números.

La verdad fue un cambio impresionante durante una semana y todo gracias a los estirones o fase de crecimiento acelerado.

Mis primeros días como mamá

Nunca olvidaré el primer encuentro con mis gemelas y a pesar de que no fue como lo esperaba, porque no abracé a Miranda tan pronto nació y estuvo cuatro días en cuidados neonatales, (no tenía el reflejo de succión) fue el momento más feliz de mi vida. Con tan solo escuchar el llanto, sentí el amor más profundo y nunca vivido. Aunque suene trillado, las mamás sabemos que es así.

Lo cierto es que los primeros días con nuestros pequeños e incluso el primer año, es el más difícil, porque tanto mami como bebé se están acostumbrando el uno al otro y a su nueva vida. La parte positiva es que solemos olvidar esos tiempos difíciles. Yo lo empecé a hacer tan pronto cumplieron los 12 meses.

Cómo llevar un inicio de la maternidad feliz

1. Hazte las peores expectativas con el sueño, de esta forma verás excelente cualquier minuto extra que tu bebé te deje dormir.

2. Haz, por lo menos, una siesta con tu bebé. Es importante que nos sintamos con energía, toma tu tiempo para descansar y aprovecha el sueño del bebé para dormir.

3. Deja a un lado la necesidad de que todo esté limpio y ordenado, así sea por unos meses. La prioridad eres tú y tu bebé.

4. Delega el trabajo con tu pareja. Es importante que papi también sepa cambiar los pañales, bañar al bebé, cómo dormirlo y organizar la pañalera. Al final es tarea de los dos y no una ayuda.

5. A pesar de que nuestras hormonas están alteradas, está atenta a cualquier cambio en tu personalidad y humor. Es posible que estés pasando por depresión post parto y no te des cuenta. Si sientes que algo no va bien, consúltalo con tu ginecólogo.

6. Por último, trata de estar serena. Recuerda que nuestros bebés somatizan nuestra ansiedad y los pone más irritables.

No al Paracetamol o Acetaminofen. Sí a los remedios caseros, cuando se trata de un resfriado

Como madre primeriza, solía llevar a mis niñas al pediatra antes de que pasaran los tres típicos días que duran los síntomas fuertes de un resfriado. Muchas veces terminaban en infección de oído y por eso no me gustaba esperar tanto, sin embargo eso ha cambiando desde unos meses para acá.

Son muchos los tipos de virus que pueden causar resfriados y dependiendo de estos, varían los síntomas, pero generalmente estos mejoran luego de tres a cuatro días, sin necesidad de usar fármacos.

Indicaciones del Acetaminofen o Paracetamol

Típico que vas a una consulta con el médico por causa de un resfriado y te indican Acetaminofen o Paracetamol (Tylenol – Atamel) para aliviar los síntomas, pero he estado estudiando los efectos que estos causan y por ende he parado su uso a menos de que se trate de fiebre alta (mayor a 40.5 grados Celsius o 105 grados Fahrenheit)

El Tylenol o Atamel, sirven para reducir la fiebre y dolores musculares, sin embargo no ayudan a desaparecer los síntomas del resfriado. Al contrario, los ingredientes que contienen suprimen algunos minerales como el azufre, esenciales para producir anticuerpos que destruyen el virus del resfriado y logran una rápida recuperación. Consecuencia? En vez de ayudar al cuerpo, le estamos haciendo cuesta arriba el trabajo de recuperación.

A cambio, cuando empiezan los síntomas del resfriado, estoy haciendo un remedio casero maravilloso, tanto para las niñas como para los adultos. Esto me ha ayudado a disminuir el tiempo de los síntomas fuertes y prevenir la infección de oído que siempre les quedaba como secuela del resfriado.

Desde que empecé a darles este remedio casero, no les ha dado más infección de oídos y eso es un gran logro.

Remedio casero para aliviar y combatir el resfriado

La naturaleza nos da todo lo que necesitamos, por qué no aprovecharlo? Por esto les comparto esta receta del remedio casero y sus propiedades.

– Un diente de ajo en trocitos pequeñitos.

– Un pedacito de jengibre, equivalente al diente de un ajo.

– Pasar una cebolla morada por el rallo unas quince veces. Esta botará un jugo que será suficiente.

– El jugo de dos limones.

– Miel cruda y sin refinar.

– Una pizca de cúrcuma.

– Una cucharadita de aceite de coco sin refinar.

Debes unir todos estos ingredientes en un envase de vidrio. Se puede consumir de dos a tres veces al día y de ser necesario, lo puedes calentar antes de consumir para que la miel y el aceite de coco pierdan densidad.

No es recomendable conservarlo en la nevera. Esto se debe a que los alimentos fermentados ofrecen al intestino una gama de bacterias buenas que refuerzan su salud y por ende el sistema inmune. Al final del camino, la salud de tu intestino es directamente proporcional a la fuerza de tu sistema inmunológico, es por eso que es llamado el segundo cerebro, como diría mi madre.

Propiedades de estos ingredientes

– Ajo: las propiedades del ajo ayudan a mejorar el sistema inmune, es antiviral, antibacteriano y antifúngico. Uno de los componentes más importantes de esta planta medicinal es la alicina (contiene azufre) que se activa cuándo se pica o tritura.

– Jengibre: esta es una de las plantas medicinales más utilizadas en China por su versatilidad y propiedades, pero hoy solo mostraré su poder contra enfermedades respiratorias. La misma ayuda a limpiar el tracto respiratorio, alivia la tos, así como alergias y resfriados.

– Cebolla morada: Es una hortaliza rica en vitamina A, B y C, eficaz contra enfermedades respiratorias. Sus propiedades, con alto componente de azufre, son expectorantes, mucolíticas, antitusivas y antiinflamatorias.

– Limón: esta fruta con alto contenido de vitaminas, especialmente la vitamina C, es un antibiótico natural y bactericida, que además ayuda a reforzar las defensas.

– Miel: esta sustancia dulce y natural, producida por las abejas, tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes que ayudan a evitar infecciones. Asimismo, la miel cruda y sin refinar tiene el mismo efecto que un jarabe para la tos y además es natural.

– Cúrcuma: esta es una especia de origen asiático que ayuda a reforzar el sistema inmune, además de tener una acción antiinflamatoria y analgésica.

– Aceite de coco: este aceite sin refinar tiene propiedades antivirales y antibacterianas, lo que lo hace un gran aliado en el combate y prevención de resfriados, gripe y de las secuelas de estas, como la infección de oídos.

Y se preguntarán, mi niño querrá tomarse esto?

Siempre he comentado que los niños son el reflejo de sus padres y muchas veces de las actitudes con la que enfrentamos la vida. Si consideras que el remedio sabe mal, no lo comentes frente a tu hijo y trata de ser lo más neutral posible.

La parte positiva es que la miel y el limón ayudan a dar un mejor sabor a estos ingredientes. En lo personal, me gusta el sabor.

Mis niñas se toman este remedio y otras medicinas con tranquilidad. Yo utilizo las jeringas que vienen en las cajas de Tylenol, porque se me hace más fácil que con un vaso dosificador de medicinas o con una cuchara.

La dosis que les doy es 2.5 ML del remedio casero y 2.5 ML de agua, para que no sea tan fuerte para los niños. Con esto lleno la dosis de 5 ML de la jeringa.

Cómo logré que mis niñas coman todo y de todo

Todas las madres queremos que nuestros hijos sean de buen comer. Allí nos libraríamos de un estrés. En mi caso, lo logramos, porque mis niñas comen todo y de todo.

Se recomienda iniciar la alimentación complementaria a partir de los seis meses de edad, ya que el sistema digestivo está suficientemente maduro para introducir algo diferente a la leche materna o fórmula. Y qué opciones tenemos en esta nueva etapa?

Desde hace tres años, aproximadamente, está en auge un método de alimentación llamado Baby-led Weaning (BLW) o alimentación complementaria guiada por el bebé, en el que precisamente es él quien decide cuánto comer, de acuerdo a sus necesidades. Además de esto, consiste en ofrecer los alimentos en su forma original y no en papillas.

A qué se debe este auge? Debido a que se trata de una introducción de los alimentos de la forma en que serán presentados durante toda la vida y no genera un choque para el niño. La Pediatra Reina Hurtado considera que el cambio se debe a que es más natural dejar que el bebé explore los alimentos en sus diferentes texturas. “Así los va conociendo y no los rechaza más adelante”, indicó.

De igual forma, la nutricionista Natalia Mazzei señala que “lo ideal es darle los alimentos en su versión original porque así el niño se acostumbra a su consistencia real y luego es más fácil cuando se trata de alimentación completa (no complementaria a la leche materna o fórmula)”.

Picky Eaters o fastidiosos al comer

Natalia Mazzei, nutricionista, considera que un niño puede ser de mal comer por hábitos enseñados o por manipulación hacia sus padres. “Hay niños que a veces rechazan un alimento, como cítricos, porque puede ser que en el fondo haya un proceso de alergia y el mismo niño lo rechace, pero no que se trate de la mayoría de alimentos”, dijo.

Asimismo, señala que los niños no son fastidiosos para comer por falta de apetito. “Se trata de un mal manejo del padre con el niño al comer”, dijo.

En mi caso, aposté por una combinación de papillas trituradas, preferiblemente no licuadas, y BLW, porque los niños aprenden jugando y explorando. De esta forma podrán ver el comer como algo divertido, que en el futuro no les aburrirá.

La pediatra Reina Hurtado también apuesta por el Baby-led Weaning, “los niños exploran de forma innata y se llevan todo a la boca. Así mismo irá pasando con los alimentos que les vamos presentado. Así están expuestos a diferentes texturas, sabores y olores. Van aprendiendo y en pocas porciones se van autoalimentando”, dijo.

De acuerdo con la doctora Hurtado, al inicio de la ablactación, la cantidad que se ofrece al bebé es de dos a siete cucharaditas. “Por tanto si el bebé logra introducirse de dos a cuatro bocados, estamos dentro de lo esperado” recalcó.

En el caso de mis gemelas, ellas solían comer el doble de esta cantidad (hasta hace poco) lo que me generó preocupación. Sin embargo, su pediatra indicó que no había problemas porque ellas se encontraban dentro del tamaño y peso adecuado para la edad, incluso al límite (por debajo), por tratarse de gemelas, por lo que no había razón para regular la ingesta.

Ventajas del BLW

1. Mejora la motricidad fina y gruesa con el agarre de los alimentos.

2. Cada comida es una experiencia sensorial y ponen a prueba los cinco sentidos.

3. Se prepara un solo menú , ya que el niño puede comer, paulatinamente, lo mismo que sus padres. Siempre y cuando sea saludable.

4. Los niños disfrutan de comer todo tipo de alimentos y hay menos probabilidades de que el niño sea de “mal comer” o “picky eater”.

5. Existe menor probabilidad de sobrepeso a futuro, ya que el niño regula la ingesta de alimentos necesaria.

Desventajas del BLW

1. Más que una desventaja, es importante presentar alimentos sólidos suaves o que puedan ser triturados con las mandíbulas.

2. Los padres o su cuidador, debe estar siempre presente y atento en el proceso.

3. Muchos padres o cuidadores se estresan al pensar que sus hijos se pueden ahogar, cuando en su mayoría se trata del reflejo nauseoso.

4. Si eres maniático con el orden y la limpieza, este método te generará estrés, pero mucha satisfacción a futuro.

Habla una madre

Sandra Campos es madre de tres niños en edades de ocho años, tres años y seis meses. Ella indica que con su primer hijo, aplicó el método de alimentación autoregulada (BLW) junto con papillas y comía muy bien.

Sin embargo, con su segundo hijo, decidió aplicar sólo papillas porque tenía el reflejo nauseoso. “Hacía como para vomitar y empecé mi gran error de licuarle las cosas”, dijo Campos, ya que su segundo hijo no es tan de “buen comer”.

A pesar de que el auge del Baby-led Weaning es de tres años para acá, Campos indica que tuvo la suerte de que el pediatra que tenía su hijo mayor es Gastroenterólogo Infantil (Fernando Delpretti) y la guió por este método, aunque se trate de ocho años atrás.

Si no están seguras de iniciar con el alimento en su versión original, “es mejor triturarlos con un tenedor, que queden grumos, así hagan el reflejo de vomitar, ellos van a aprender”, resaltó Campos.

Adiós al pañal según expertas

Es importante nutrirse de diferentes fuentes al momento de iniciar cualquier proceso, porque una experiencia puede servirme a mi, pero quizás no te sirva a ti.

Cuando hablamos de pañales, la mayoría de las personas recomienda empezar a quitarlos a partir de los dos años de edad, porque fisiológica y neurológicamente ya están preparados, aunque unos niños muestran estar listos antes de esta edad y otros después.

De acuerdo con la educadora Julie Fellom en su libro Diaper Free Toddlers (Niños sin pañales), es posible quitarle los pañales a los niños a partir de los 15 meses de edad y su programa funciona hasta los 28 meses de edad, por que después podrían rehusarse más a dejar el pañal.

Sin embargo, Luisana Lopez, Licenciada en Educación Preescolar y Doula (en Instagram @themommysheart) indica que dejar el pañal es proceso neurológico y social, porque si el niño no está preparado, muy posiblemente no le importe estar sucio o mojado. De igual forma, señala que esta maduración del cerebro se da a partir de los dos años y si se inicia el proceso antes de esta edad, igual llevará a los padres hasta el tiempo de maduración, para lograr esta habilidad por completo. Es decir que si empiezas a los 19 meses, es posible que te lleve 5 meses lograr el objetivo.

Coromoto Beltrán, docente en Educación Preescolar y conocida por haber logrado quitar el pañal a los niños durante su paso en la escuela, indica que nunca ha trabajado este proceso con niños tan pequeños como mis gemelas (19 meses). Suele hacerlo en niños cercanos a los dos años o dos años y medio. Menciona que el éxito depende de la madurez del pequeño, sin embargo “tener el modelo, apoyo constante y la estimulación hace que los niños logren lo que uno se propone (…) es a través de la constancia y perseverancia que se logran todos los procesos”, menciona.

Por su parte, Nohely González, consejera, recomienda llevar a los niños a la pocetica o bacinilla cada media hora, “así no lo quieran hacer. Algunos hacen dos goticas y se los aplaudimos”. De igual forma recomienda darles una calcomanía o sticker cuando lo logren, porque así van relacionando su triunfo.

En mi caso, como madre de gemelas, López recomendó iniciar el proceso con una niña y al ver un avance (más aciertos en la bacinilla que en el suelo), empezar con la otra niña. Esta sugerencia fue de gran ayuda porque me estaba estresando con las dos y sentía que no lo iba a lograr. Mientras buscaba algo para limpiar el charquito, la otra niña estaba jugando con el, podrán imaginar mi estrés. Los niños son muy perceptivos y estaban absorbiendo esa tensión. No iba a fluir.

Asimismo, las tres expertas en la materia indican que hay que tener mucha paciencia y estar preparadas para limpiar muchos charquitos durante las primeras semanas.

Mi bebé está listo para dejar los pañales?

Es importante reconocer las señales de que tu hijo está listo para dejar el pañal, aunque pueden no darse todas.

  1. Pide ir al orinal o dice “pipí” o “pupú” una vez hechas sus necesidades.
  2. Aguanta más de dos horas sin mojar el pañal.
  3. Hace sus necesidades a la misma hora o momento, todos los días.
  4. No quiere usar el pañal o trata de quitárselo.

Espero que les ayude!