Me hice las peores expectativas con la maternidad

“Parece que te ha ido fácil con las gemelas”, es una de las frases que más he escuchado en cuanto a mi viaje por la maternidad múltiple. Y la verdad, aunque no me ha ido mal, tampoco ha sido difícil, pero todo bajo la perspectiva con la que se miren las cosas.

Yo creo que me ha ido tan bien por dos motivos. Mi embarazo gemelar es la primera experiencia con el mundo de la maternidad. No tengo cómo compararlo con tener a un solo hijo, aunque confieso que mi esposo y yo nos decíamos a diario que debe ser muy fácil tener a un solo bebé. “Decíamos”, en tiempo pasado, porque fue solo durante el primer año. Ya nos parece “pan comido”.

Y segundo, porque desde el principio me hice las peores expectativas. Sabía que sería difícil y cualquier minuto extra de sueño o de comer caliente, lo festejaba y aún lo hago. Eso te ayuda a valorar hasta el más mínimo detalle.

Tampoco puedo negar que he tenido mucha ayuda por parte de mi familia y la de mi esposo y lo agradezco inmensamente. Pero además, mi esposo no me ayuda con las niñas, el cumple su rol de paternidad perfectamente y no me puedo quejar, aunque las mujeres adoptemos la maternidad de forma diferente.

Por qué lo digo? Les confieso que hasta me ha dado rabia que mi esposo duerma más plácidamente que yo. Me ha molestado que sea yo la que primero despierte por una queja de mis niñas en las noches. Sé que nos pasa a todas las mamás, pero también sé que luego nos reiremos de esas rabietas maternales.

Y no es que el hombre no lleve su paternidad con tanta entrega como las mujeres, sino que ellos la llevan de una forma más relajada y de cierta manera, saben que llegaremos a completar y complementar lo que ha faltado.

Pero a parte de ver el vaso medio lleno, otra cosa que me ha ayudado a verme y sentirme airosa en este mundo, es saber identificar cuándo necesito un tiempo para mi, así sean 5 minutos, porque esa misma entrega con la que llevamos la maternidad, nos consume más que cualquier otro rol que hayamos cumplido.

Muchas veces le dije a mi esposo que se quedara con las niñas, porque necesitaba ir sola al supermercado. No importa si era para comprar una manzana y regresar a casa. Ameritaba ese tiempo para mi.

Con esto te digo, mamá, que sepas identificar cuándo necesitas reencontrarte con tu paz interior, así sea para tomar un baño tranquila.

Esto es importante porque si no te sientes bien contigo misma, en un momento determinado, no podrás ofrecer lo mejor y nuestros hijos merecen lo mejor de nosotras.

Si te dedicas a la maternidad a tiempo completo, trata de desarrollar algo con lo que te sientas la misma de antes, con un plus delicioso que son nuestros hijos.

Si te gusta escribir, hazlo. Si te gusta hacer bisutería, no la abandones. Haz lo necesario para que estés bien y brindes lo mejor de ti a tu familia.

Yo creo que no existen buenas, ni malas mamás. Todas hacemos lo que podemos con lo que tenemos y con lo que nos hace sentir mejor. Por ejemplo, si das pecho o fórmula, no te hará una mejor o peor mamá, mientras te sientas bien con lo que estás haciendo.

Y sí, me ha ido bien. Incluso, en cierta forma se me olvidó lo difícil de los primeros días y del primer año. Por eso quisiera tener otro embarazo (no digo otro bebé, porque no sé lo que Dios me quiera mandar).

De eso se trata, sacar lo mejor de lo más difícil.

Publicado por

mama2x1

Soy periodista venezolana y ante todo, mamá de dos. De dos gemelas que llegaron al mundo para cambiar mi vida. Como madres, tenemos muchas preguntas. Es por eso que decidí compartirles mi experiencia, mis anécdotas y recomendaciones personales, pero también de la mano de especialistas. Espero que les ayude!

3 comentarios en “Me hice las peores expectativas con la maternidad”

  1. Ser mamá tiene sus buenas y no tan buenas cosas, lo q es no tan bueno a la larga no se siente porq una sonrisa de tu bebé lo llena todo y borra lo q no es tan bueno. Pero si es importante no solamente q las madres todo un tiempo para si, sino también como pareja, tienen q organizarse de manera q no se pierda la chispa y los momentos de pareja, y escaparse por unas horas al menos. Los hijos son una Bendición y hay q saber manejarlo como tal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s